7 de septiembre de 2010

Piedras

 
no tenemos la casa todavía,
tenemos piedras; algunas.
trozos de pan, algo de vino tenemos
pero la casa no;
sin embargo tenemos oscuridad,
porque luz no tenemos todavía;
tenemos algunas lágrimas y besos,
otras cosas igualmente ridículas tenemos,
pero la casa no. quizá
paredes que se levantan muy despacio,
mas no tenemos casa todavía
donde encontrar el frío, la soledad,
la lluvia,
pero arriba
un cielo como sábana tenemos
y abajo un infierno delicioso
por donde deambulamos
recogiendo piedras.
“hoy no me llevas, muerte, calavera,
no me voy, no quiero ir.
hoy no voy ni entrego mi barco de papel,
mi brazo, mi guitarra, hoy no,
hoy solamente tiro piedras,
poemas,
muchas piedras contra tu rostro
–no niego, dulce rostro–
tiro piedras,
me arranco el corazón y te lo arrojo.
hoy no, muerte, hoy no voy, no quiero,
necesito hacer la casa”.
y estoy vivo
cuando arrojo palabras, muchas palabras,
fuego.

2 comentarios:

ALENKA dijo...

De entrada, me atrapó Oscar en el parabús. Pude verlo ahí, sentado, con su camisa, pantalón y botines negros, rumbo a la otra casita, a esa otra casita que no hay todavía, a esa casita que se levanta amontonando piedras y, las muy ingratas, no quieren quedarse quietas. Pa' colmo, no falta un Charro Ponciano que pase y las patee...

Gracias y felicidades,Esteban, por la elección de tus textos, por el mensaje de tus fotos.
Un abrazo fuerte, fuerte.

Penélope Sierra dijo...

Esteban, vaya texto con tanto contenido. Me transporta de un película italiana de los años 50 llamada "El techo" a una noche de muertos en Michoacán.

Pero sobretodo a un corazón que espera.

Maravilloso, Genial!